Los colores de la Blonde

Design Stories dialoga con el arquitecto Massimiliano Mornati que, junto con Karboxx, ha concebido la lámpara colgante Blonde, una extrusión de aluminio realzada por la longitud disponible de hasta 5 m y por unos acabados extraordinarios como el bronce cepillado y el cemento. Las definiciones y la narrativa son tan precisas y definidas como las líneas de las piezas y los productos creados. Massimiliano experimenta sus diseños a través de sensaciones e inclinaciones, luego comienza una fina labor limae, un proceso de limpieza por sustracción, para eliminar lo superfluo, para minimizar el impacto del material.

Blonde parece ser simplemente una pieza funcional, pero esconde en su interior el escenario de la propia vida del arquitecto. Está diseñado con una forma trapezoidal arquetípica del techo, bajo la cual fluyen las palabras y los encuentros, los intercambios de ideas entre personas en un espacio confortable, en un entorno doméstico, al atardecer, con la chimenea encendida y la música de Bob Dylan en un vinilo rayado. Blonde está acariciado por acabados materiales que enriquecen y dan vida, delineando una profundidad del propio objeto, un movimiento que es a la vez moderno e industrial para el cemento y los colores corten, y decorativo para el bronce cepillado y el cromo pulido. Se convierte en un elemento de mobiliario personalizable por el usuario que se integra en el espacio de forma intrínseca y peculiar. Blonde nació como una forma y como un color evocado, no como una lámpara.

 

 

Se trata de un proyecto de líneas y materiales, dos características en las que el diseñador italiano basa su trabajo e investigación de diseño. Massimiliano marca cada ángulo y cada grosor, estudia cada detalle, perfila las sensaciones de la luz. Su conexión visceral con el dibujo, el detalle y el diseño es inherente a él, presente incluso antes de que sus estudios le enseñaran la teoría y la historia de la composición. «Sigo proyectos que van desde la arquitectura al diseño de interiores, desde los ambientes a los productos. Diseñar una lámpara es más complejo y más intuitivo, es un reto apasionante porque no hay repertorio, hay que enfrentarse al aspecto técnico enseguida».

Massimiliano combina de forma equilibrada la síntesis económica y humanística, un flujo que va más allá de los límites del gesto gráfico. La lámpara está pensada para las relaciones frecuentes entre las personas, que se convierten en lazos reales y cotidianos, no sólo la suavidad con su luz, sino también la discreción con sus formas. Se nota en la forma en que habla de sus experiencias y sus viajes para abrir los ojos a las culturas del mundo: Massimiliano va en busca de la diversidad, de algo distinto a la tradición mediterránea, pero es ahí donde siempre vuelve, al hogar, enamorado de su herencia italiana. Es un diseñador aparentemente difícil y áspero que resulta ser como una montaña que hay que escalar, con un camino empinado en la naturaleza que conduce a una cima aislada con un panorama de infinita tranquilidad doméstica.

¿Desea suscribirse a nuestra newsletter?

Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Quadrifoglio Sistemi d’Arredo S.P.A © 2024 | N. Registro Imprese di Provincia: TV N°201385